Agregar a favoritos
Guardar ícono en el teléfono

 

Manejo de pacientes FA

El manejo de FA se centra en controlar de manera efectiva y segura, mejorar los síntomas y reducir las complicaciones clave basadas en la toma de decisiones compartida entre los profesionales de la salud y los pacientes. El empoderamiento del paciente es clave para ayudar a los pacientes a convertirse en autogestores de su condición e involucra la educación del paciente, involucrando a los pacientes en la toma de decisiones y alentando la responsabilidad compartida. Este enfoque puede llevar a una mejor adherencia a la terapia y al mantenimiento de los cambios en el estilo de vida que tienen como objetivo mejorar la salud general y reducir el riesgo de complicaciones.

Doctor hablando con un par de pacientes sonrientes

Las modificaciones en el estilo de vida y la adherencia al tratamiento son parte integral del
manejo de la FA.

Cuando se trata de la FA, es esencial que los pacientes comprendan su papel y responsabilidades en su proceso de atención, ya que el tratamiento de la FA a menudo requiere un cambio de estilo de vida para acompañar el cumplimiento de la terapia crónica. Como profesionales de la salud, los médicos son responsables de proporcionar a sus pacientes una atención basada en la evidencia, pero en última instancia, se les pedirá a los pacientes que se responsabilicen de su atención para autogestionarse más allá de los tratamientos terapéuticos.

La participación y el autocontrol del paciente han demostrado un papel importante en el manejo de la FA, no solo ayudando a aumentar la esperanza de vida del paciente, sino también mejorando la calidad de vida para mejorar los resultados terapéuticos en su futuro.

Tres amigas abrazándose y sonriendo

La autogestión se centra en las modificaciones de estilo de vida que están diseñadas para reducir el riesgo de eventos cardiovasculares que ponen en peligro la vida, como un accidente cerebrovascular o un infarto de miocardio, y minimizar el impacto de cualquier posible factor de riesgo o causa subyacente de la FA.1 Dichas modificaciones pueden incluir:

atrial fibrillation smoking

Dejar de fumar:

Se ha demostrado que fumar está asociado con un mayor riesgo de FA, probablemente debido al papel inflamatorio de la nicotina, el vínculo con la enfermedad coronaria y su asociación con la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Un estudio demostró que los fumadores actuales tenían el doble de probabilidades de estar en riesgo de FA (2.1x), mientras que los ex fumadores tenían aproximadamente un 30% más de probabilidades de desarrollar la enfermedad en comparación con los participantes que nunca habían fumado.2,3

atrial fibrillation alcohol

Reducir el consumo de alcohol:

Un gran metaanálisis encontró que, en 5 de los 8 estudios analizados, que incluso una sola bebida alcohólica diaria aumentaba significativamente el riesgo de FA, lo que puede representar un aumento de aproximadamente 10% en el riesgo de FA a largo plazo.4 En pacientes tratados con terapia de anticoagulación para el tratamiento con FA, el consumo excesivo de alcohol, clasificado como aproximadamente 8 o más bebidas por semana, se asocia con un mayor riesgo de hemorragia, una complicación grave de la terapia anticoagulante.

atrial fibrillation obesity

Obesidad:

La obesidad se ha identificado como un factor de riesgo para la FA, debido a su asociación con una mayor probabilidad de disfunción diastólica del VI, un aumento de la actividad simpática e inflamación, y un aumento de la infiltración grasa de las aurículas.

atrial fibrillation exercise

Modificaciones en la dieta:

La adopción de una dieta principalmente a base de plantas complementada con pescado, aceite de oliva, nueces, frutas y verduras, además de evitar los azúcares agregados o los alimentos procesados, ha demostrado un impacto positivo en la reducción del riesgo de FA y accidentes cerebrovasculares en numerosos estudios clínicos.2,5,6,7,8

atrial fibrillation patient

Aumento de la actividad física:

Se ha demostrado que cualquier forma de actividad física, con la excepción del ejercicio competitivo extremadamente agotador, reduce modestamente el riesgo de FA. Rafay Ali Sabzwari Cureus 2018 Un estudio encontró que un nivel ideal de actividad física se asociaba con un riesgo 11% menor de FA (después de ajustar los factores de confusión relevantes) en comparación con un nivel bajo de actividad física.9

Trabajar para capacitar a los pacientes para autogestionar su condición

INFORMAR:

La educación del paciente es un requisito previo para el enfoque centrado en el paciente y garantiza que los pacientes reciban la información que necesitan para autocontrolar su afección. La educación va más allá de comprender la biología básica de FA, sino que profundiza en el manejo de la enfermedad, la comprensión de los factores de riesgo anteriores y su impacto, y las posibles opciones de tratamiento en el futuro.1

INVOLUCRARSE:

La educación del paciente es un requisito previo para el enfoque centrado en el paciente y garantiza que los pacientes reciban la información que necesitan para autocontrolar su afección. La educación va más allá de comprender la biología básica de FA, sino que profundiza en el manejo de la enfermedad, la comprensión de los factores de riesgo anteriores y su impacto, y las posibles opciones de tratamiento en el futuro.1

EMPODERAR:

La toma de decisiones compartida entre el HCP y el paciente es clave para adaptar el tratamiento, fomentar una responsabilidad compartida sobre la atención de los pacientes, lo que en última instancia puede alentar a los pacientes a tomar más posesión de su manejo de la enfermedad, y mejorar la probabilidad de adherencia al tratamiento y el mantenimiento del estilo de vida con cambios en el largo plazo.1

Referencias

1. Kirchhof P, Benussi S, Kotecha D, Ahlsson A, Atar D et al. (2016) 2016 ESC Guidelines for the management of atrial fibrillation developed in collaboration with EACTS. Eur Heart J 37 (38): 2893-2962.
2. Sabzwari SRA, et al. (2018) Ten Lifestyle Modification Approaches to Treat Atrial Fibrillation. Cureus. 2018 May 24;10(5):e2682. doi: 10.7759/cureus.2682.
3. Heeringa J et al (2008) Am Heart J.156(6):1163-9.Cigarette smoking and risk of atrial fibrillation: the Rotterdam Study.
4. Larsson SC, Drca N, Wolk A, (2014) Alcohol consumption and risk of atrial fibrillation: a prospective study and dose-response meta-analysis. J Am Coll Cardiol.2014 Jul 22;64(3):281-9.
5. Geisler BP. Cardiovascular Benefits of the Mediterranean Diet Are Driven by Stroke Reduction and Possibly by Decreased Atrial Fibrillation Incidence. Am J Med.2016 Jan;129(1):e11.
6. Martínez-González MÁet al ( 2014) Extravirgin olive oil consumption reduces risk of atrial fibrillation: the PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) trial. Circulation.2014 Jul 1;130(1):18-26.
7. Mattioli AV, Miloro C, Pennella S, Pedrazzi P, Farinetti A (2013) Adherence to Mediterranean diet and intake of antioxidants influence spontaneous conversion of atrial fibrillation. Nutr Metab Cardiovasc Dis. 2013 Feb;23(2):115-21.
8. Rix TA, Joensen AM, Riahi S et al . (2014) A U-shaped association between consumption of marine n-3 fatty acids and development of atrial fibrillation/atrial flutter-a Danish cohort study Europace. 2014 Nov;16(11):1554-61.
9. Huxley R et al (2014) Physical Activity, Obesity, Weight Change and Risk of Atrial Fibrillation: The Atherosclerosis Risk in Communities (ARIC) Study Circ Arrhythm Electrophysiol.; 7(4): 620–625.

117518-190627